5 cosas que puedes hacer hoy mismo para reducir el impacto ambiental en tu entorno.

El calentamiento global, la contaminación de la atmósfera, los océanos y áreas naturales son una realidad y un problema grave que si no se atiende a tiempo, podría llegar a extinguir a la raza humana y con esta, a muchas de las especies que habitan en el planeta. Pero esto ya lo sabes ¿cierto?

 Ahora nos gustaría hacerte algunas preguntas para reflexionar...

¿Cómo crees que estará el planeta en 10 años?  

¿Qué dirían tus hijos en 10 años si supieran que pudiste hacer algo para frenar esta situación y al final no hiciste nada?

¿Qué puedes hacer hoy?

En Flaska creemos que si todos hiciéramos aunque sea un poco, podríamos llegar a generar un cambio que realmente se note y nuestros hijos y futuras generaciones podrían tener una mejor perspectiva y un mejor mundo para vivir.

Por alternativas no paramos, existen las opciones como energía solar, comprar un coche eléctrico, aislamientos contra frío o calor en tu toda tu casa y estas son alternativas maravillosas pero es verdad que no son tan fáciles de implementar de un día para otro.

Por esto mismo, queremos invitarte a tomar acción con estas 5 cosas que puedes hacer hoy mismo, y que están al alcance de todos sin importar quién seas o donde estes, y así, poco a poco entre todos podamos reducir el impacto negativo que, como humanos, estamos dejando en este mundo. 

 

5 cosas que puedes hacer hoy mismo para reducir el impacto ambiental.

 

 

1. Empieza por las luces de tu casa

Tan sencillo como apagar la luz que no estés usando.

Que razón tenían nuestras sabias Madres con la insistencia en apagar las luces de la casa, además de que tu recibo de luz vendrá mucho más barato, realmente no cuesta nada apagar la luz si estás saliendo de una habitación.

Reduce el impacto ambiental cambiando tus focos

Sobre este mismo tema, sabemos que cambiar los focos de tu casa no es cualquier cosa, pero el simple hecho de reemplazar tus focos de resistencia regulares por unos focos LED, a la larga, te harán ahorrar dinero y sobre todo reducir el impacto ambiental que generan las bombillas convencionales.

💡 Ponte listo por que en algunas ocasiones hay programas de iniciativas públicas y privadas  que te ayudan con descuentos para cambiar tu bombillas.

Si eres de aquellos que les gustan los Gadgets y la tecnología, puedes usar sencillo temporizador o un sistema de iluminación inteligente que te ayude a controlar tus luces desde tu SmartPhone.

 

2. No uses bolsas de plástico.

Las bolsas de plástico consumen grandes cantidades de energía para su fabricación, están compuestas de sustancias derivadas del petróleo, que pueden tardar en degradarse más de medio siglo. Algunas de estas bolsas pueden contener residuos metálicos tóxicos.


La gran mayoría acaba siendo desechada sin control, contaminando tanto las ciudades como los ecosistemas naturales. En el mar su impacto puede ser letal para animales como tortugas, ballenas o delfines, que mueren tras ingerirlas o enredarse en ellas.

Por todo esto y mas, el impacto medioambiental de las bolsas de plástico es mucho peor de lo que puede parecer en un principio.

Aquí algunas cosas que podemos hacer para reducir el uso de bolsas de plástico: 

  • Usa bolsas de tela, cestos de mimbre y materiales similares para sustituir las bolsas de la compra y para almacenar cosas en casa.
  • Si compras pocas cosas evita usar bolsas, a no ser que llevas tu propia bolsa de la compra. Tip: Puedes llevar en tu coche una o varias "por si acaso".
  • Recicla las bolsas correctamente en el contenedor de plástico, el de color amarillo.
  • Si ves bolsas de plástico por el suelo o en el agua, recógelas y tíralas al contenedor correcto.
  • Ayuda a concienciar a los demás de este problema y de cómo ayudar a rectificarlo, sobre todo a los más pequeños.

 

3. Optimiza tu transporte

 

Compartir coche

Un automóvil promedio permanece sin uso durante más del 90% del tiempo, lleva en promedio solo una persona y media y cuesta mantenerlo con todos sus gastos en promedio $100,000 MXN al año. Cada automóvil ocupa 150 m2 de terreno urbano.

compartir tu coche reduce el impacto ambiental

La economía compartida nos brinda la oportunidad de poder compartir el transporte y reducir el impacto ambiental. Aunque esto no es nada nuevo (yo recuerdo que hace más de 20 años ya existía esta iniciativa) la digitalización y tecnología actual nos permite hacerlo de una manera más sencilla:

El carpooling es una forma de viajar que consiste en compartir un auto de uso particular con varias personas que van a realizar el mismo trayecto, dividiendo los costos del viaje entre todos los pasajeros.

Esto nos ayuda no solo a reducir el impacto ambiental, también nos ayuda a reducir el nivel de tráfico en las ciudades.

Aquí algunas apps para esto:

 

Carga gasolina eficientemente

Sigue las instrucciones de carga de gasolina para una recuperación eficiente de vapor, teniendo cuidado de no derramar combustible y siempre apretando el tapón del tanque de forma segura.

Cargar gasolina eficientemente reduce el impacto ambiental

Algunos concejos adicionales para ahorrar gasolina y evitar que se evapore:

  • Procura llenar el tanque temprano en las mañanas así se evaporará menos que si lo hicieras en las horas de más calor. 
  • Al cargar gasolina vigila que la manilla del surtidor esté en velocidad lenta.
  • Llena tu tanque antes de que el medidor baje de la mitad.
  • No cargues gasolina cuando haya camiones cisterna surtiendo a la gasolinera, ¿El motivo? Al rellenar los tanques se remueven los sedimentos del fondo mezclándose con el combustible, con lo cual se corre el riesgo de repostar combustible “sucio”. 

Usar bicicleta

El uso de bicicletas ayuda a reducir la contaminación del aire. La contaminación del aire proviene de una variedad de fuentes y conducir su automóvil es solo una de ellas. ... En segundo lugar, fabricar una bicicleta requiere mucha menos energía que armar un automóvil. Las fábricas utilizan mucha energía para manufacturar sus productos y las emisiones al aire acompañan también afectan considerablemente al impacto ambiental.

Afortunadamente, muchas de las ciudades principales de México ya están adaptando sus caminos y haciendo más fácil el uso de bicicletas.

 

Camina cada vez que puedas

Esto además de no contaminar, te ayuda a ejercitarte, relajarte y conocer mejor tu entorno. 

caminar reduce el impacto ambiental

Adicionalmente, caminar te ayuda a:

  • Aumentar la capacidad cardiovascular y pulmonar (corazón y pulmón).
  • Reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovascular.
  • Manejo mejorado de afecciones como hipertensión (presión arterial alta), colesterol alto, dolor o rigidez articular y muscular y diabetes.
  • Huesos más fuertes y equilibrio mejorado.

 

4.  Compra a granel

Volver atrás, en muchos casos, es la mejor manera de ir hacia delante. Así ocurre con el hábito de comprar a granel: bueno para el planeta y para tu bolsillo.

Ya lo podemos ver comúnmente en muchas de las ciudades de 1er mundo y no es simplemente una moda o nostalgia... todo lo contrario, es fruto de una clara voluntad de futuro.

comprar a granel reduce el impacto ambiental

Un nuevo tipo de consumidor está recuperando viejos hábitos con el propósito de reducir embalajes superfluos y apostar por alimentos de proximidad. Pero incluso sin esta vocación ecologista, comprar así tiene mucho sentido por razones prácticas y económicas.

Al comprar a granel evitas envases, al mismo tiempo ayudas a reducir el impacto ambiental y favoreces el comercio local.

En muchas ciudades de México (si no es que en todas) puedes encontrar un mercado cerca de ti y si no fuera así, afortunadamente hay muchos supermercados que están optando por esta alternativa.

  

5. Evita el agua embotellada.

Comprar botellas conlleva un gran impacto medioambiental. Se emplean multitud de recursos para la producción de los envases, etiquetado y transporte de las botellas que conlleva un gran impacto ambiental.

evitar botellas de plastico reduce el impacto ambiental

Aunque podrían reciclarse muchos de los residuos que se generan, lo cierto es que un alto porcentaje (millones de toneladas) de los residuos terminan abandonados en la naturaleza. El negocio del agua embotellada mueve miles de millones anualmente.

¿Sabías que México es el país que mas agua embotellada consume en el mundo? 

Lamentablemente la poca confiabilidad en los sistemas operadores de agua en la mayoría de las ciudades de México, el incremento del acceso y la conveniencia del agua embotellada sumado a la falta de una estructura regulatoria que controla esta industria creciente, son las razones que llevan a los mexicanos a comprar agua embotellada en grandes cantidades.

Se calcula que solo en México, 21 millones de botellas de plástico son tiradas a la basura al día. 

Con esto puedes hacerte una clara del desastre medioambiental que este consumo genera día a día.

Comprando agua embotellada no solo gastamos agua y dinero de forma innecesaria, a veces en agua con estándares mucho más bajos comparada con la del grifo, sino que además contaminamos el planeta con millones de toneladas de botellas plásticas hechas a base de petróleo que tardan más de 1000 años en degradarse completamente.

Solución ante las botellas de plástico.

Botellas de vidrio

Una botella de vidrio corriente puede ser un buen sustituto de una botella de plástico. Es respetuosa con el medio ambiente, ya que es apta para reutilizarla con agua del grifo siempre que sea posible. Además el vidrio, en teoría, se puede reciclar infinitas veces.

Por otro lado, es un material inerte que prácticamente no tiene ninguna interacción con el agua. Pero el principal problema de usar botellas de vidrio corrientes es que son más frágiles que otros materiales, y si no disponen de alguna protección extra frente a golpes se aconsejan para uso estacionario y se debe tener cierto cuidado.

Para los que quieren ir un paso más allá:

Las botellas Flaska

La botella Flaska es nuestra solución frente a los problemas sanitarios, medioambientales, económicos y sociales causados por el agua embotellada.

Está hecha de vidrio, lo cual ya hemos visto que es el mejor material para beber agua y contener alimentos, y se puede reciclar en otros productos de igual calidad y/o función.

Flaska nos anima a que bebamos agua del grifo y nos ayuda a reducir la huella de carbono que generamos por el hecho de beber agua (menos basura, menos gasto de energía, menos emisiones de carbono).

La botella Flaska viene equipada con una funda de distintos materiales que la protege frente a golpes, de los cambios de temperatura y de los efectos de la luz solar. De esta manera las botellas reutilizables de vidrio Flaska son apropiadas para gente con un estilo de vida activo e ideales para usar durante la actividad deportiva, aunque no debemos olvidar que no es irrompible.

El colorido de las distintas fundas protectoras tiene el papel de captar nuestra atención y “recordarnos” que bebamos más agua a lo largo del día.

Además, la peculiaridad de la botella Flaska es que está programada. Gracias a esta característica conseguimos que el agua de Flaska se estructure y por tanto podamos beber agua de mejor calidad.

  • Si quieres saber más sobre la programación de vidrio, sigue este enlace.

  • Si quieres echar un vistazo a los diferentes modelos de botellas que tenemos, puedes verlas aquí. 

💡Si has llegado hasta aquí, antes que nada te agradecemos el interés y nos gustaría animarte a probar la botella Flaska, usa el código [ EG19 ] en tu carrito al pagar tu botella y el envío va por nuestra cuenta.

Gracias por leernos.

 

 

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados